ACTUALIDAD > Noticias y notas de prensa

Comentario al concierto de "DiCamera Duo" celebrado el pasado 20 de Noviembre

26/11/2012

 

El pasado 20 de noviembre tuvo lugar en el Auditorio de Caja Badajoz de Mérida, con el patrocinio de Sociedad Filarmónica – Juventudes Musicales de Mérida, un Concierto Extraordinario de Santa Cecilia a cargo de DiCamera Duo, integrado por Elisa Victoria Iruzubieta, clarinete, y Pedro Luis Porras, violín. Esta original formación camerística desgranó ante las más de 150 personas asistentes un interesante y variado programa que abarcaba un amplio rango estilístico y cronológico, con obras desde el Barroco tardío hasta nuestros días.

En todo momento, los intérpretes demostraron una técnica sin fisuras y un gran gusto musical acorde con su contrastada trayectoria profesional, a lo cual hay que añadir una magnífica complicidad y un alto grado de comunicación plenamente camerísticas, virtudes de las que a buen seguro tomaron nota los numerosos alumnos del Conservatorio “Esteban Sánchez” que poblaban el auditorio. Pese a que la mayoría de las obras del programa no eran originales para clarinete y violín, el oficio de los ejecutantes consiguió que esta circunstancia no resultara relevante en el resultado musical, igualando en todo momento la sonoridad y las articulaciones en ambos instrumentos.

El recorrido cronológico se inició con una Sonata da Chiesa de Telemann, un excelente ejemplo de uno de los más característicos géneros instrumentales del Barroco. El Clasicismo estuvo representado por el danés Pieter Jensen, del que se ofreció una selección de los Dúos para dos flautas op. 16, resultando especialmente delicioso el Moderato interpretado como segundo movimiento. Por su parte, el polaco Henryk Wieniawski, quien dejó numerosas páginas virtuosísticas para el violín, fue el elegido para ilustrar el Romanticismo musical con uno de sus Etudes-caprices op. 18. La música del segundo cuarto del siglo XX estuvo ampliamente representada con piezas de tres importantes autores: Poulenc, Prokofiev y Bela Bartók. El arco temporal se cerró con Double Helix, una interesante obra del armenio-estadounidense Edward Manukyan, compuesta en  2008, y que rinde homenaje al descubridor de la estructura del ADN James D. Watson con un estilo asequible para el público, ya que equilibra los recursos de la música contemporánea y la utilización de melodías del folklore armenio.

Sin embargo, el punto álgido del concierto estuvo, en nuestra opinión, en la interpretación de la Sonata para dos clarinetes de Francis Poulenc, una obra exquisita de uno de los más prolíficos autores de música de cámara del siglo XX  y que ilustra admirablemente el estilo chispeante, fresco y antirromántico de la primera etapa compositiva de Poulenc. Igualmente destacable resultó, tanto por el interés de la propia obra como por la ejecución, el Andante cantabile de la Sonata para dos violines op. 56 de Sergei Prokofiev.

Cada obra del programa estuvo precedida por interesantes y atinados comentarios didácticos a cargo de los propios intérpretes, especialmente relevantes en una obra de índole programática como la citada Double Helix, y que contribuyeron a que el concierto fuera seguido con mayor interés si cabe por parte de los espectadores. En este sentido, resultó muy adecuado que el programa se cerrara con un extracto de los Dúos para dos violines de Bartók, precisamente una colección creada por motivaciones tanto didácticas como concertísticas. El público, que supo en todo momento respetar y apreciar el trabajo de los intérpretes, acogió el concierto con gran entusiasmo, dedicando a DiCamera Duo calurosos aplausos.

 

Vicente Antunez

 

0 Comentarios
 
 
 
acceso asociaciones
usuario:    clave:

 

avisos legales| diseño web diseño web
Entidad subvencionada por:Ministerio de Cultura Juventudes Musicales de España