Blog del coro > Crónica del viaje a Centroeuropa

Crónica del viaje a Centroeuropa

BREVE CRÓNICA DE UN VIAJE (ANUNCIADO) A CENTROEUROPA


Del 1 al 10 de agosto de 2011 nuestro coro Omnes Populi ha tenido la dicha de realizar uno de los mejores viajes de toda su historia. Sería demasiado prolijo, aunque confieso que tentador, entrar en detalles curiosos, graciosos y llenos de nostalgia ya que todos ellos han llenado los días que hemos tenido la suerte de vivir juntos los afortunados 37 pasajeros, aunque solo 25 cantores hemos tenido la suerte de poder disfrutar de este viaje por Viena, Bratislava y Budapest.

Todos sabéis que los viajes y actividades que en general planificamos y realizamos tienen el objetivo primordial de aumentar nuestra convivencia, conocimiento y amistad y este lo hemos cumplido con creces. A pesar del mucho tiempo libre, hemos procurado permanecer, dentro de lo posible, unidos para visitar monumentos y pasear por estas ciudades maravillosas. Quiero hacer constar, por lo tanto, mi agradecimiento a todos por haber logrado que reinara la camaradería y el buen rollo como decimos coloquialmente.

 

Evidentemente los momentos cumbres de este viaje, además de quedarnos extasiados con la monumentalidad de Viena, el encanto de Bratislava o la grandiosidad y belleza de Budapest, han sido la visita a la Embajada de España en Bratislava donde el Excmo. Sr. D. José Angel López Jorrín nos recibió con toda amabilidad y cortesía aceptando gustoso nuestros presentes y fotografiándose con todos nosotros y el concierto que el mismo día 5 de agosto ofrecimos en la Catedral de San Martín de Bratislava.

Un concierto maravilloso no solo ya por la interpretación del programa, sino por el entorno, el público, la dignidad con que fue realizado y cómo no, permitídmelo, la encantadora frase de mi nietecita Laura: “Entraba tanta música por mis oídos que me salieron dos gotas de agua por los ojos”. Gracias Andrés por haber rescatado este bonito momento.Budapest ha sido la joya de la corona.

 

La visita guiada de Livia Hari nos ayudó a vivir mucho más la ciudad, nos mostró rincones desconocidos y por supuesto lo más típico y solo nos faltó, como grupo, unos bañitos en aguas termales aunque algunos pudieron disfrutar también de este placer que ofrece la ciudad.La excursión al Recodo del Danubio creo que fue encantadora. A mi personalmente me trajo recuerdos de juventud especialmente en la Basílica de Ezstergon donde nos arrancamos con un “Niño Dios de amor herido” premiado con un caluroso aplauso de los visitantes.

 

Especialmente emotivos fueron también los cantos que improvisamos en la iglesia de San Esteban debajo de su enorme cúpula que lograba una acústica similar o mejor que la de Ezstergon.Inacabables serían las anécdotas ocurridas, incontables las fotografías que hemos realizado, inmejorables las cervezas que nos hemos tomado, los enormes schnitzel y  la Sachertorte  de Viena, las sopas del café-restaurante Verne de Bratislava, los desayunos del hotel Park Inn Danube y tantas otras lindezas culinarias que disfrutó nuestro paladar.Agradezco a todos la colaboración prestada en servicio del grupo para que todo saliera a las mil maravillas: desde el servicio fotográfico ofrecido por José Manuel que cada día nos sorprende con nuevas genialidades hasta la experiencia logística de Javier y Mercedes; desde el esfuerzo recaudatorio de Cristina a los realizados por Miguel Mesa y Paco Sánchez que, a pesar de sus problemas médicos, su asistencia al viaje fue fundamental para la cuerda de los bajos. Que esta brevísima reseña sirva para que cualquiera que lo desee manifieste por escrito lo que se le ocurra y que así este viaje permanezca en la memoria de todos. 

 

Antonio Peralta, agosto de 2011

Crónica del viaje a Centroeuropa
 
Otras imágenes del apartado: Crónica del viaje a Centroeuropa Crónica del viaje a Centroeuropa Crónica del viaje a Centroeuropa
 
 
 
 
acceso asociaciones
usuario:    clave:

 

avisos legales| diseño web diseño web
Entidad subvencionada por:Ministerio de Cultura Juventudes Musicales de España